POST_Mad_Austrias-MAPA

Flamenco, arte e historia en un pequeño paseo por la Ruta Bordón en Madrid

Caminando tranquilamente, podríamos recorrer estos apenas ochocientos metros en menos de diez minutos. Eso si no nos pusiéramos a reflexionar sobre qué pavimento caminamos. Seguro que sobre una de las calzadas con más historia de toda la ciudad y, probablemente, del país. Pasear por las callejas del distrito Centro, disfrutando del Madrid de los Austrias es uno de los paseos, si no mejores, con más historia de la capital de España.

 

Elegimos como punto de partida el Café de Chinitas, el mítico establecimiento que ha visto desfilar por su tablao a los mejores artistas flamencos: la Chunga, Pastora Imperio, María Vargas… Situado en la calle Torija, al norte del palacio Real, nos ofrece además de Rioja Bordón, una exquisita cocina –en la que dePOST_Mad_Austrias-Chinitasstaca sobremanera la paella- y una decoración inspirada en el poeta granadino Federico García Lorca. ¿Para turistas? Desde luego que no. Para entendidos del cante y baile flamenco, amantes de la buena gastronomía y aquellos que busquen disfrutar de un local emblemático sin importarles las etiquetas.

 

Nada más salir por la puerta y caminar unos pasos, ya giramos por la calle de la Bola para dirigirnos al templo del Cocido. Hay muchos establecimientos en la ciudad que presumen de tener el mejor guiso de carne, verduras y la legumbre más castiza, garbanzos. Pero sin duda, cocinar a fuego lento (4 horas cada uno) y en pucheros de barro individuales, conviePOST_Mad_Austrias-Bolarten al cocido de La Bola en un plato mítico. Si es la hora de comer, más vale que nos quedemos a disfrutar de la calidad que sale de sus fogones acompañándolo todo de un buen Rioja Bordón.Si llevan abiertos desde 1870 y han recibido en 2012 el Premio Alimentos de España a la Restauración habrá que visitarles más tarde o más temprano.

 

Como la digestión del cocido requiere su tiempo, nada mejor que dejarnos caer lentamente toda la calle de la Bola para llegar a la pequeña Plaza de la Encarnación, con su Real Monasterio, que da paso a la imponente Plaza de Oriente. Testigos mudos del paso del tiempo, las estatuas de los Reyes Godos se protegen del ardiente sol escondiéndose bajo los árboles. Y rodeados de estas gigantescas esculturas de Recaredo y LeoviPOST_Mad_Austrias-Pza Orientegildo podemos elegir si girar a un lado y visitar el Palacio Real, los Jardines de Sabatini, el Campo del Moro y la catedral de La Almudena o desviarnos hacia el otro y decantarnos por una visita al Teatro Real.

 

Realizar ambas visitas supone una pausa demasiado grande, por lo cual os realizamos una breve descripción de cada emblemático edificio y os dejamos a vuestra elección qué visita realizar, si no ambas.

 

Aunque el Palacio Real de Madrid es la residencia oficial del Rey de España, los monarcas no habitan en él, sino en el Palacio de la Zarzuela, por lo que es utilizado para ceremonias de Estado y actos solemnes. Este recinto , que tiene una extensión (135.000 m2) que duplica la del Palacio de Buckingham, cuenta con 3418 habitaciones y contiene valiosas propiedades tanto históricas como artísticas. Una visita a fondo de esta joya del Patrimonio Nacional nos llevará varias horas. Una curiosidad como apunte: ¿Sabías que Manuel Azaña, Presidente de la II República también habitó el Palacio? Era llamado Palacio “Nacional” y aún podemos visitar el Despacho de Azaña junto a la Real Capilla.

POST_Mad_Austrias-PalacioROYAL_2

Justo frente al Palacio, encontramos el Teatro Real o Teatro de la Ópera, ya que es aquí donde se celebra la temporada operística de la capital. Este foro, considerado como una de las instituciones culturales más importantes de España, ha logrado, en apenas quince años, situarse entre los principales teatros de ópera a nivel internacional, dando cabida en su escenario a los mejores artistas líricos y escénicos del momento. Se ha erigido como ópera nacional de referencia en España y cuenta con una destacada proyección internacional.

Captura de pantalla 2015-07-24 a la(s) 16.10.22

Aunque los abonos de temporada son más que difíciles de conseguir, siempre podremos asistir a una representación y disfrutar en toda su extensión de este monumento Patrimonio Histórico de España.

 

Con tanto arte a nuestro alrededor, se impone desconectar buscando algo más mundano. Enfilamos la calle Bailén y seguimos por San Nicolás hasta llegar a la calle Mayor. En el nº 84, encontramos Casa Ciriaco. Situado a escasos metros de la Catedral de La Almudena, este emblemático establecimiento prepara cocina típica madrileña: gallina en pepitoria, truchas y perdiz en escabeche o estofadas, cocido de 3 vuelcos, callos a la madrileña.

POST_Mad_Austrias-CasaCiriaco_2

Idóneo para terminar nuestro paseo por el Madrid más lleno de historia disfrutando de un buen Rioja Bordón en su barra, recordamos que desde este mismo edificio, lanzó Mateo Morral la bomba del atentado contra Alfonso XIII y Victoria Eugenia.

COMPARTIRShare on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cuatro × 7 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>